Ley de información alimentaria (alérgenos) y comer fuera de casa

Hola a todos y feliz viernes. Hoy no os traigo ninguna receta sino que voy a hablaros un poco de la Ley de información alimentaria (alérgenos). Llevo tiempo queriendo escribir sobre esto y me gustaría saber un poco vuestra opinión al respecto.

La verdad es que para las familias donde hay algún alérgico, comer fuera de casa es complicado. Ahora en muchos restaurantes las cartas ya llevan incluida una descripción de los alérgenos pero me pregunto yo, ¿de que sirve todo esto si luego no se manipula el alimento correctamente? Puede que el alimento no lleve el alérgeno en cuestión, ¿pero de qué sirve si luego nadie te garantiza una correcta manipulación? Es decir, que al final nadie te va a garantizar que no haya habido una contaminación cruzada y por tanto nadie te va a garantizar que el alimento sea seguro.

Precisamente el otro día leí este artículo publicado por SEICAP donde se habla de todo ésto. Os copio algunos párrafos que a mi me resultaron interesantes:

————–

En febrero de 2015 se aprobó el decreto por el cual se establece el deber de facilitar la información alimentaria de aquellos alimentos que se presenten sin envasar o envasados en el momento de compra, ya que, según se explica en el artículo, la mayoría de incidentes de alergia alimentaria tienen su origen en ellos. Esta normativa no se está cumpliendo en muchos restaurantes, bares o tiendas de alimentos o se está informando de manera incorrecta sobre el contenido de alérgenos, según denuncian desde la SEICAP, la Asociación Española de Personas con Alergia a Alimentos y Látex (AEPNAA) e Immunitas Vera, la Asociación Catalana de Alergias Alimentarias.

Muchos establecimientos de alimentación no cumplen la normativa de informar sobre alérgenos, y que hay escasa formación sobre alergias en el sector hostelero, escolar y de restauración. La situación en comedores escolares puede ser peligrosa por “la inexistencia de protocolos de actuación en caso de reacción anafiláctica grave, lo que sitúa a los niños en clara situación de inseguridad”,

En caso de que el niño alérgico ingiera algo por accidente “puede tener consecuencias fatales si sufre una reacción anafiláctica por eso es muy importante que las personas que preparan los platos y manipulan los alimentos tengan información y formación en enfermedades alérgicas”, subraya la doctora Giner. Hay ciertos alimentos que pueden estar ocultos, escondidos o en forma de trazas, lo que hace más difícil su identificación. “Las proteínas de la leche de vaca y de huevo, así como los frutos secos o incluso algunos moluscos o crustáceos, pueden incluirse como aditivos o con nombres técnicos que los pacientes o sus familias deben aprender a identificar”, afirma.

Los alimentos “que causan alergia de manera más frecuente en menores son el huevo y la leche, seguidos de los frutos secos, el pescado, el marisco, las legumbres y las frutas”, indica la doctora Giner. Según el Registro Europeo de Anafilaxia publicado en enero en The Journal of Allergy and Clinical Immunology uno de cada cinco casos registrados de reacciones alérgicas en niños se produce en el exterior de las viviendas y el principal desencadenante son los alimentos (66%). En los colegios el riesgo se agrava, ya que “además de correr riesgo de ingesta accidental, no existen protocolos de actuación para que el personal escolar sepa cómo actuar en caso de reacción, por lo que también es necesaria la formación en este ámbito”, insiste la doctora Giner.

Los pacientes se encuentran con “cartas de alérgenos incompletas”, añade. Además, también depende de si el proveedor tiene bien indicada esa información. “Es muy complicado y la realidad es que los establecimientos advierten de que no tienen los mecanismos para garantizar la ausencia de trazas o contaminaciones y el personal de cocina o comedores no sabe realmente los peligros y prevenciones a tener en cuenta a la hora de manipular los alimentos”, denuncia Fernando Jaime Soler, presidente de Immunitas Vera, la Asociación Catalana de Alergias Alimentarias. Él reconoce que la normativa sobre declaración de alérgenos, aprobada primero en Europa, “nos hace visibles y da idea a la sociedad de la prevalencia de la alergia a alimentos. Además nos contempla como consumidores y no sólo como pacientes sometidos a una dieta específica”.

————–

Y bien, ¿vosotros qué experiencias habéis tenido cuando coméis fuera de casa? Nosotros la mayoría de las veces bastante bien. La verdad es que yo repito todo varias veces para que les quede bien claro a qué alimentos exactamente tiene alergia mi hijo. Y ahora también insisto mucho en el tema de la manipulación recalcando que por favor se aseguren de freir el alimento en una plancha limpia donde no haya restos de productos lácteos, etc. Desde que he hecho el curso de manipulación de alimentos son aún más consciente de lo importante que es esto. 

Creo que también es importante hacerles ver las graves consecuencias que tendría para el niño la ingesta de alguno de estos alérgenos. Pienso que algunas personas confunden intolerancias con alergias y no son conscientes de lo enfermos que se pueden poner las personas.

A mis hijos le encanta la pizza como a la gran mayoría supongo. Nosotros vamos de vez en cuando al Ginos y la verdad que hasta ahora la experiencia siempre ha sido buena. A Millán le pedimos una pizza con tomate frito, carne picada y aceitunas. Explicando siempre bien que no puede llevar queso ni ningún otro producto lácteo. Y de postre siempre se toma un zumo de naranja natural. ¿Y vosotros a qué restaurante soléis ir?

Me encantaría saber vuestras experiencias y en que restaurantes soléis comer.

Que paséis un fin de semana estupendo y hasta la próxima,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *