Mermelada casera en tan sólo 3 minutos

Hola a todos,

¿Qué tal el veranito? Nosotros ya de nuevo en Madrid preparándonos para volver a la rutina. Y como cada año, ya tengo ganas de retomar mis actividades y de que los niños empiecen el colegio. Y es que el verano es estupendo para recargar las pilas y los niños disfrutan como nadie, pero de todo se termina aburriendo uno. 

Y hoy después de tanto tiempo sin aparecer por aquí, quería compartir con vosotros esta receta de mermelada casera. Este fin de semana fuimos a por moras así que la mía es una mermelada de moras. Pero podéis hacerla con la fruta que más os guste.

En agosto estuvimos en Alemania visitando a mi tío que vive en Freudenstadt,en la Selva Negra. Si no conocéis la Selva Negra os lo recomiendo, merece mucho la pena. Os cuento esto, porque donde mi tío todos los días desayunábamos mermelada casera. La elabora él con las frutas que crecen en su precioso jardín. Y como todo lo que hace mi tío (pastelero de profesión), esta mermelada es una auténtica delicia. 

Es muy muy fácil de preparar y está lista en tan sólo unos minutos. Tan sólo tiene una pega y es que hace falta un azúcar especial para mermeladas. Yo nunca había visto este azúcar pero en Alemania es algo muy normal que hay en todos los supermercados. Se llama ‘Gelierzucker’ traducido al español azúcar gelificante y es simplemente azúcar con pectina.

La pectina es una fibra natural que se encuentra en las paredes celulares de las plantas y alcanza una gran concentración en las pieles de las frutas. Es muy soluble en agua y se une con el azúcar y los ácidos de la fruta para formar un gel. Así que, si la añadimos a nuestras mermeladas caseras, lo que conseguimos es espesar de forma natural nuestra conserva, añadiendo menos azúcar y lo que es muy importante disminuyendo el tiempo de cocción, lo que se traduce en que nuestra mermelada va a mantener mucho más el sabor a la fruta en fresco.

Así que me traje unos cuantos sobrecitos como estos: 

Simplemente hay que mezclar el contenido del sobre con la cantidad de azúcar indicada. Hay varios tipos, dependiendo de la cantidad de azúcar que queramos poner a nuestra mermelada. En este caso la proporción es 3:1, es decir, para 1 kg de fruta hacen falta 350 g de azúcar + un sobre como éste:

Mirando en internet he visto que DR. Oetker tiene este producto. La proporción en este caso es 2:1, es decir, para 1 kg de fruta hacen falta 500 g de azúcar + un sobre como éste:

Una vez explicado todo ésto, os dejo la receta. Se tarda tan sólo unos minutos en elaborar, increíble ¿verdad? Creo que no volveré a comprar más mermeladas en el supermercado. A partir de ahora las haré yo misma.

 

Mermelada casera en tan sólo 3 minutos

  • 1 kg de moras (o la fruta que más os guste)
  • 350 g de azúcar (es la cantidad que indicaba en mi sobre de pectina. Pero deberéis leer las instrucciones del sobre que compréis ya que los hay que requieren 500 g de azúcar)
  • 1 sobre de Gelfix

Elaboración:

Mezclamos el sobre de ‘Gelfix’ con la cantidad de azúcar que indique el paquete. Revolvemos para que quede bien mezlcado.

Ponemos las moras en una cacerola y añadimos el azúcar con el ‘Gelfix’. Revolvemos y tapamos con film. Dejamos reposar toda la noche fuera de la nevera.

Al día siguiente ponemos la cacerola al fuego y llevamos a ebullición. Removiendo dejamos cocer unos 3 – 5 minutos.

Con la batidora trituramos la mermelada hasta alcanzar la consistencia deseada.

Vertemos la mermelada inmediatamente en un frasco hermético, tapamos y damos la vuelta al frasco. Dejamos enfriar del revés, así con el calor la tapa cierra herméticamente y la mermelada se conserva durante más tiempo.

Ya tenemos nuestra mermelada lista, así de fácil y tan deliciosa y natural que no volverás a comprar mermelada industrial.

Bon appetit!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *